Archivo de la etiqueta: por qué

utilizar plastico para correr

Mitos del deporte | Usar plástico para correr

Como todo lo que salpica a la palabra deporte y el amplio contenido de la misma, existen infinidad de técnicas que con el paso del tiempo se han demostrado ayudaban a mejorar resultados a nivel de ganancia muscular, pérdida de grasa o, en definitiva, cualquier objetivo que pudiera pasarnos por la cabeza relacionado con la actividad física. Uno de estos “consejos caseros”, y apartándonos por completo de aquello que roza lo legal, es el hecho de usar plástico para correr con la misión de perder más calorías en menos tiempo, una práctica de la que a continuación hablamos para saber si, efectivamente, nos beneficia o por el contrario nos perjudica.

 

Explicación del mito

A groso modo, diremos que usar plástico para correr nos perjudica, por lo que no tendremos que hacerlo NUNCA. Partiendo de la base de que el plástico transparente (el de envolver bocadillos, sí), es un material no poroso e impermeable, lo que conseguimos al enrollar el torso, piernas y demás partes de nuestra anatomía con el mismo, no es otra cosa que un efecto invernadero en el que el calor que el cuerpo genera con el ejercicio no se expulsa y por ende la temperatura corporal y sudor aumentarán exponencialmente. Como ya podrás suponer, el sudor terminará por acumularse, creando humedad en la zona y siendo imposible de remover hasta el mismo momento en el que, por fin, retiremos el plástico.

utilizar plastico para correr

Efectos secundarios

Lejos de perder grasa con este hecho, lo que haremos será principalmente deshidratarnos, continuando por un elevado riesgo de padecer enfriamientos y derivadamente enfermar por la humedad acumulada. Diferenciando este efecto con el llamado “efecto sauna” (mal aplicado con el tema de hoy en De Ellos), hablamos de una práctica realmente nociva para la salud y que todo buen deportista deberá esquivar desde este mismo momento, teniendo que recurrir, si efectivamente queremos perder grasa, a una dieta lo suficientemente equilibrada y a una rutina de ejercicios adaptada a cada caso concreto y extendidas ambas a lo largo del tiempo.

¿Conoces a alguien que haya practicado o practique la carrera envuelto en plásticos? En ese caso te invitamos a pasarle el enlace de este post mediante las redes sociales y a dejar un comentario en la parte baja del artículo con tus impresiones personales al respecto. Recuerda que el deporte, independientemente a la rama que este toque, es cuestión de constancia para ver resultados de cualquier tipo, ya sean “frente al espejo” o funcionales.

aguafria

¿Es malo tomar agua fría durante el ejercicio?

Desde que comencé a colaborar en De Ellos como redactor, me habrás leído en decenas de ocasiones defender la idea de que hay que beber al menos dos litros de agua al día para estar correctamente hidratados. Aunque hoy no cambiaré mi pensamiento al respecto, sí que considero interesante que nos paremos un momento a aclarar una pregunta bastante concreta al respecto: ¿Es malo tomar agua fría durante el ejercicio?

digestion

A pesar de que este líquido de vida sea necesario e indispensable para un correcto funcionamiento del organismo, no es precisamente nueva la creencia mediante la que se nos invita a no beber agua fría durante la práctica de cualquier actividad deportiva, una creencia que en cierta manera va por buen camino y que ahora diseccionamos.

 

Ojo con el corte de digestión

El corte de digestión o hidrocución, su nombre técnico, es un efecto que más que un mito, es una realidad que debe hacernos reflexionar un poco sobre la toma de agua. Puede suceder al introducir directamente en nuestro cuerpo caliente por el ejercicio una cantidad moderada/alta de agua fría, un choque que desembocará en ciertos casos en una alteración de nuestro ritmo cardiaco por la que veremos como nuestras pulsaciones caen en picado y de golpe. El peor efecto de la hidrocución es la parada cardiaca.

 

La hiponatremia

Se conoce como hiponatremia cuando, al beber agua fría y generalmente después de una sesión de deporte, reponemos únicamente líquidos pero no sales minerales. Es por todos sabido que durante el ejercicio se pierde líquido y sales minerales junto a este, motivo por el que comenzamos a tener sed como particular alerta de nuestro organismo.

El beber agua fría puede ocasionar que repongamos líquidos como es lógico pero que no hagamos lo propio con las sales minerales, algo que desembocará, de manera mucho más habitual que la hidrocución, en vómitos, aletargamiento o mareos.

afria

¿Un consejo para que no ocurra? Recurre a cualquier bebida isotónica de las populares en el mercado para reponer líquidos y sales en partes iguales, la tomarás una vez finalizado el entrenamiento y te asegurará la no aparición de este molesto problema por el que más de uno de los aquí presentes hemos pasado con total seguridad.

 

¿Alguna vez te ha ocurrido uno de los casos anteriores? Coméntanos como fue y si se debió efectivamente a la toma de agua fría en un momento poco o nada propicio para ello.