razones para controlar el alcohol

Razones para controlar el consumo de alcohol

Lo has leído en revistas y periódicos, lo has escuchado hasta la saciedad en televisión y radio, y te lo han comentado tus amistades y familiares desde que tienes uso de razón. El alcohol es malo para la salud. En el día de hoy voy a ayudarte a comprender este “estigma” de la sociedad actual mostrándote las principales razones para controlar el consumo de alcohol en nuestra vida diaria, ¿me acompañas en esta aventura?

Destrucción muscular

Tratándose de mí, no podía comenzar de otra manera. El consumo de alcohol lleva de manera intrínseca la reducción de absorción de la vitamina B1, algo que resulta de crucial importancia para la contracción de los músculos y para su uso a modo de fuente de energía. En resumen, podríamos decir que al reducirse esta vitamina de nuestro cuerpo, este empezará a usar las proteínas como energía, afectando de forma directa a los músculos que tanto nos cuesta desarrollar.

Daños en tu sonrisa

El consumo en exceso de alcohol, también reducirá la capacidad del organismo de absorber calcio, un mineral que es fundamental en huesos y dientes a partes iguales con todo lo que esto puede conllevar de cara a la presentación ante personas en el ámbito personal o profesional.

¡Ojo con la barriga!

Además de las calorías vacías que hace poco os comentábamos en De Ellos, absorberemos una cantidad ingente de azúcares e hidratos complejos para nada recomendables. Punto aparte encontramos la obstaculización de la quema de grasas, algo que normalmente siempre acabará en una barriga prominente y nada estética.

razones para controlar el alcohol

Afección de piel y cabello

Así es, el alcohol también dañará nuestra piel y cabello al robarnos numerosos antioxidantes del cuerpo y la presencia de vitamina A (siendo esta última indispensable para cuidar estos dos factores tan importantes de nuestra vida). Además y por si fuera poco, el efecto diurético que provocan las bebidas alcohólicas nos deshidratará, afectando al color y textura de piel y cabello y privándonos de ese brillo y luminosidad que siempre deberíamos tener.

 

Ahora ya lo sabes, ¿necesitas todavía más razones para controlar el consumo de alcohol? Prueba a realizar una retirada de este consumo de forma progresiva (si realmente eres de los que les cuesta dejarlo) para acabar, en un período de no más de 2 meses, abandonando para siempre este tipo de bebidas que tan poco nos benefician en el terreno de la salud y de la estética colateralmente.

Acerca de Juan José Hernández

Titulado como entrenador personal IFBB y ejerciendo como blogger durante todo el tiempo posible, soy un loco de las tecnologías y el deporte, que se divierte con lo que hace y que cree fervientemente en que “aprendiendo a morir se aprende a vivir mejor”. Puedes seguirme en Twitter y en Facebook.